Lo que distingue al sarcoma del cáncer.

Actualmente, no es raro escuchar que alguien tiene cáncer o sarcoma. Muchas personas comparan estos dos conceptos médicos y creen que no hay diferencia entre ellos, pero esto no es así. La aparición y el desarrollo de estas enfermedades están influenciados por muchos factores que, al ser similares y diferentes entre sí, deben tenerse en cuenta al comparar las características. Este artículo proporcionará información distintiva detallada para cada condición patológica.

¿Qué es el cáncer y el sarcoma?

Antes de pasar a las características distintivas, es necesario comprender en detalle qué significa cada una de las enfermedades presentadas.

  • El cáncer es una enfermedad representada por un tumor maligno, que se origina en las células epiteliales y cubre las cavidades internas de los órganos o la piel, o la superficie de la mucosa.
  • El sarcoma es una enfermedad representada por un tumor maligno que se forma en el tejido conectivo inmaduro, caracterizado por una división celular intensa.

Células cancerígenas

El cáncer no se puede comparar con el sarcoma y otros tumores malignos, esto no está permitido, ya que estas son enfermedades diferentes. Pero vale la pena recordar que en la mayoría de los casos de tumores malignos, el paciente es diagnosticado con cáncer, en casos raros, sarcoma o hemoblastosis.

Sarcoma

El cáncer está representado por una formación densa o suave, lisa o desigual, que se forma y se desarrolla rápidamente en los órganos y tejidos humanos. La predisposición a esta afección patológica se puede heredar, por lo que se recomienda a los pacientes en riesgo que se sometan a exámenes cada seis meses. El cáncer también puede ocurrir debido a otros factores comunes.

El sarcoma puede ser de varios tipos y depende del tipo de tejido conectivo en el que se forma:

  1. Sarcoma de tejido óseo - osteosarcoma.
  2. Sarcoma de cartílago - condrosarcoma.
  3. Sarcoma del tejido adiposo - liposarcoma.
  4. Sarcoma de los vasos - angiosarcoma.
  5. Sarcoma muscular - miosarcoma.
  6. Sarcoma de ganglio linfático - linfosarcoma.

Además, el sarcoma, como el cáncer, también puede afectar los órganos internos de una persona. Esta patología se presenta en forma de nódulos compactados que no tienen límites bien definidos. En el contexto de la formación tiene un tono gris o rosa. Cada tipo de sarcoma tiene su propio período de desarrollo, crecimiento y se distingue por el grado de malignidad, la propensión a germinar, la metástasis y la recurrencia.

Los sarcomas pueden ocurrir debido a la radiación ionizada, sustancias tóxicas y cancerígenas, productos químicos, bacterias, virus. La aparición de esta formación también puede verse afectada por anomalías genéticas, también un factor hereditario.

Diagnóstico de cáncer y sarcoma.

Estas dos enfermedades peligrosas también difieren entre sí y los métodos de diagnóstico, lo cual es importante.

El diagnóstico de cáncer se recomienda en una etapa temprana, con el inicio de los primeros síntomas. Se lleva a cabo de acuerdo con el siguiente esquema:

  1. Rayos x
  2. Endoscopia
  3. TC
  4. Una variedad de análisis de sangre.
  5. Realización de exámenes médicos.

Si el paciente no tiene signos de un tumor, pero está en riesgo, se recomienda realizar un estudio de detección. La detección del cáncer en una etapa tardía incluye varias maneras de diagnosticar:

  • Diagnóstico radiológico.
  • Examen de ultrasonido.
  • Diagnóstico de laboratorio.
  • Diagnóstico inmunológico.
  • Diagnóstico radioisotópico.
  • Diagnóstico endoscópico.
  • Biopsia

El diagnóstico de sarcoma se basa en las manifestaciones de la enfermedad, los rayos X, el laboratorio y los hallazgos histológicos. El diagnóstico es posible sólo en las últimas etapas. Los métodos de diagnóstico dependen del tipo de patología, pero los métodos generales incluyen:

  1. Estudios de laboratorio.
  2. Examen de rayos x
  3. Examen de ultrasonido.
  4. Biopsia
  5. TC
  6. Resonancia magnética
  7. Estudio Doppler.
  8. Estudio de radionucleidos.

La diferencia entre el cáncer y el sarcoma.

Además de todas las características y características distintivas anteriores, indicamos más precisos:

  • Educación a partir de diferentes tipos de tejidos.
  • El sarcoma no es tan común como el cáncer.
  • El sarcoma es metastásico a través de los vasos sanguíneos y el cáncer a través del sistema linfático.
  • El sarcoma se caracteriza por un crecimiento progresivo intenso de tumores.
  • El sarcoma, a diferencia del cáncer, muy a menudo se puede desarrollar en la infancia y la adolescencia.
  • En la mayoría de los casos, el sarcoma se diagnostica en una etapa tardía de la enfermedad, ya que es difícil de examinar en una etapa temprana.
De esto se deduce que es más fácil identificar el cáncer en una etapa temprana, lo que aumenta la probabilidad de recuperación varias veces. Además, la complejidad del sarcoma es que cada tipo de enfermedad tiene sus propios síntomas característicos y específicos.

Tratamiento del cáncer y sarcoma

En cuanto al tratamiento de estas dos enfermedades, son algo similares entre sí. Asegúrese de someterse a cirugía, radiación y quimioterapia. Existen contraindicaciones asociadas con la extirpación de estos dos tipos de tumores. En algunos casos, la intervención quirúrgica se reconoce como no efectiva, por lo tanto, se prescribe una terapia sintomática para facilitar el bienestar del paciente. Se considera que el tratamiento se lleva a cabo de manera efectiva, si dentro de algunos años después del curso realizado no hay metástasis ni recaídas.

Recomendado

“Klacid” y “Fromilid”: comparación de medios y lo que es mejor
2019
¿Cuál es la historia diferente de la historia?
2019
¿Qué medicamento es mejor que "Azitroks" o "Azithromycin"?
2019